VÍDEO| La verdadera razón del cerebro

¿Porqué nosotros y los demás animales tenemos cerebro?
No todas las especies del planeta tienen cerebro, entonces si queremos saber para qué sirven los cerebros, pensemos por qué evolucionó el nuestro. Podrían plantear que esto se produjo para percibir el mundo y para pensar, y eso es totalmente erróneo. Si lo piensan bien, es claramente evidente por qué tenemos un cerebro. Tenemos cerebro por una razón y solo una razón. Y es para producir movimientos adaptativos y complejos. No hay otra razón para tener un cerebro. Piénsenlo. El movimiento es la única manera que tenemos de modificar el mundo que nos rodea. Eso no es del todo cierto; otra forma es a través del sudor. Pero además de eso, todo sucede a través de las contracciones musculares.
Piensen en la comunicación: el habla, los gestos, la escritura, el lenguaje de señas; todos se deben a contracciones musculares. Por lo tanto, es muy importante recordar que todos los procesos de la memoria, sensoriales, y cognitivos son importantes, pero sólo son importantes en la medida que impulsan o suprimen futuros movimientos. No podría tener una ventaja evolutiva poder establecer los recuerdos infantiles o percibir el color de una rosa, si no influyeran en las acciones futuras.
Para aquellos que no creen en esta argumentación, tenemos árboles y hierba sin cerebros, pero la evidencia contundente es este animal de aquí: la humilde ascidia. Es un animal rudimentario; posee un sistema nervioso, y nada en el océano durante su juventud. Y en un momento de su vida, se implanta en una roca, a la que nunca más abandonará, y lo primero que hace al implantarse, es comerse su cerebro y el sistema nervioso, para alimentarse. Dado que no necesita moverse, tampoco necesita el lujo de un cerebro. Y a este animal a menudo se lo suele comparar con los profesores universitarios cuando logran el puesto vitalicio, pero ese es otro tema.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BANCO - ANATOMIA I - TORAX

BANCO - ANATOMIA II - NEUROANATOMÍA

BANCO - ANATOMÍA I - ABDOMEN